Skip to content

Got hooked on a moose

July 16, 2009

Ever since I visited Pablo Neruda’s fantastic house in Isla Negra, Chile I have thought that everyone needs to have a special house symbol or some sort of emblem like he did with his fish.
My problem was that I never knew what I would want. Perhaps a bird – a seagull, or maybe a sparrow. Or something thougher like a zebra – but then I am not really all that zebra. Then I was thinking of something Viking related – like a secret sign – not sure where I would get that….so finally I just put the idea to rest until a week ago when I came across this fabulous moose in a store going out of business!
And then I realized. I need a moose as a symbol! Not that I am about to embroider mooses on handkerchiefs and such but it is a start. I gave the little fellow a quick coat of white paint and glued him upon my door so now everyone who comes to visit will first be greeted by the king of the woods – my own personal moose. Pretty cool, no?

And in honor of the great Pablo Neruda – “Pido Silencio”

AHORA me dejen tranquilo.
 Ahora se acostumbren sin mí.
Yo voy a cerrar los ojos
Y sólo quiero cinco cosas,
cinco raices preferidas.
Una es el amor sin fin.
Lo segundo es ver el otoño. 
No puedo ser sin que las hojas 
vuelen y vuelvan a la tierra.
Lo tercero es el grave invierno, 
la lluvia que amé, la caricia 
del fuego en el frío silvestre.
En cuarto lugar el verano 
redondo como una sandía.
La quinta cosa son tus ojos, 
Matilde mía, bienamada, 
no quiero dormir sin tus ojos, 
no quiero ser sin que me mires:
yo cambio la primavera 
por que tú me sigas mirando.
Amigos, eso es cuanto quiero. 
Es casi nada y casi todo.
Ahora si quieren se vayan.
He vivido tanto que un día 
tendrán que olvidarme por fuerza, 
borrándome de la pizarra:
mi corazón fue interminable.
Pero porque pido silencio 
no crean que voy a morirme:
me pasa todo lo contrario:
sucede que voy a vivirme.
Sucede que soy y que sigo.
No será, pues, sino que adentro 
de mí crecerán cereales, 
primero los granos que rompen 
la tierra para ver la luz, 
pero la madre tierra es oscura:
y dentro de mí soy oscuro:
soy como un pozo en cuyas aguas 
la noche deja sus estrellas 
y sigue sola por el campo.
Se trata de que tanto he vivido 
que quiero vivir otro tanto.
Nunca me sentí tan sonoro, 
nunca he tenido tantos besos.
Ahora, como siempre, es temprano. 
Vuela la luz con sus abejas.
Déjenme solo con el día. 
Pido permiso para nacer.
Advertisements

Comments are closed.

%d bloggers like this: